Ir al contenido principal de la página

'Código ético o de buen gobierno' del Ayuntamiento

Persigue contribuir a consolidar pautas de comportamiento de los electos locales en aras a configurar una ética pública común que evite la mala gestión, destierre posibles actuaciones corruptas, y por el contrario sirva para garantizar las buenas prácticas.

El Código se conforma también como un Estatuto para los Electos Locales, haciéndose eco de una de las afirmaciones del Código Europeo en cuanto a que "no se puede imponer obligaciones sin que se ofrezcan garantías que permitan a los representantes locales y regionales electos cumplir sus deberes.", y en ese sentido asegurar la libertad en el ejercicio del mandato y una retribución adecuada a las responsabilidades asumidas.