Ir al contenido principal de la página

Empleo

Hemos elaborado para ti una Guía Básica de Búsqueda de Empleo PDF [5.019 KB].Si sigues estos pasos, seguro que consigues tu objetivo.

Planifícate

Para empezar has de saber qué trabajos te interesan o estás dispuesto a aceptar y, en segundo lugar, debes tomarte la búsqueda como un trabajo en sí mismo y pensar que cada paso te acerca a tu fin.

La aproximación a lo que te interesa se puede hacer analizando si te satisfacen determinados aspectos de un trabajo, como el horario, el tipo de empresa, el sueldo, las tareas y la localización.

Planificar la búsqueda consiste en llevar una agenda semanal de empleo, con control del tiempo que le dedicas, de los currículos que envías, de las entrevistas que realizas y su resultado.

Recurre a las fuentes adecuadas

Disponer de información actualizada para saber adonde dirigirte y establecer una red de contactos es fundamental. Los amigos y conocidos son una fuente importante de información, pero cuentas, además, con diversos organismos mediadores y con los medios de comunicación, que recogen las demandas de las empresas en sus anuncios. También te puedes promover entre las empresas que necesitan perfiles como el tuyo presentándoles personalmente tu currículum o enviándolo por correo.

Entre los organismos intermediarios tienes a tu disposición en Las Palmas de Gran Canaria el Instituto Municipal para el Empleo y la Formación (IMEF), la Agencia de colocación FUNCATRA, la Agencia Canaria de Empleo (ACE), Empresas de Trabajo Temporal (ETT) y consultoras de Recursos Humanos.

Elabora tu currículum

El currículum es el escrito en el que de forma resumida y ordenada se exponen los datos personales, formación, experiencia y todos aquellos conocimientos y actitudes que puedan interesar al seleccionador de personal. Ha de ir acompañado de una carta de presentación, un elemento independiente que no debe graparse a éste. Ambos constituyen la primera imagen que recibe el seleccionador de los candidatos.

Ha de ser breve, estructurado, claro y verdadero. Te proponemos varios modelos para ayudarte.

Afronta la entrevista

La entrevista es la prueba de selección por excelencia. Presentarse a una requiere una preparación previa, conviene controlar aspectos como la imagen y la puntualidad, además de analizar el puesto para prever posibles preguntas y cómo contestarlas.

Ante la entrevista, no olvides mirar siempre a los ojos al entrevistador, sonreír, controlar tus tics y sobre todo escuchar atentamente al entrevistador. Deja que él guíe la entrevista y no le interrumpas. Contesta a las preguntas de forma positiva y relaciona las respuestas con el trabajo y tus puntos fuertes.

También debes saber que en el desarrollo de la entrevista hay que distinguir varias fases:

  •  Saludo: estrecha cordialmente y con autoconfianza la mano al entrevistador, mirando a los ojos y sonriendo.

  •  Charla de introducción: debe iniciarla el entrevistador y es un simple cambio de impresiones.

  •  Conversación sobre el puesto: lo fundamental es cruzar tus datos con los del puesto.

  •  Despejar dudas: sobre las condiciones del trabajo. Es el momento de mostrar interés por el puesto.

  •  Despedida: ha de ser cortés y amable. Puedes interesarte por cuánto tardarán en decirte algo.

El contrato

La relación laboral entre el trabajador y la empresa se formaliza a través del contrato de trabajo. A la hora de firmarlo, debes pedir que te informen de las condiciones de contratación a las que está sujeto el puesto. Observa que el acuerdo escrito recoge las estipulaciones que se te habían expuesto previamente o lo que habías pactado con la empresa. Firma cuando hayas despejado todas tus dudas.

Debes saber que la firma implica el cumplimiento de obligaciones y la adquisición de derechos por ambas partes. Ten en cuenta también que el contrato debe formalizarse antes incorporarte al puesto de trabajo.